Organización

Al pasar de los años los Zacatecanos que viven en otras entidades de Estados Unidos han replicado este modelo de organización y con ello se ha logrado la creación de otras Federaciones Zacatecanas en diferentes estados de la Unión: Illinois, Texas, Nevada, y Colorado entre otros. Estas Federaciones están integradas por clubes quienes han emprendido un trabajo de filantropía y participación ciudadana que los ha llevado a convertirse en actores civiles y políticos binacionales, plenamente reconocidos por los gobiernos tanto de México como de Estados Unidos. Tal posición ha puesto de relieve la importancia no solamente de tener una organización interna sólida, pero también de estrechar lazos con asociaciones zacatecanas de otras ciudades de los Estados Unidos, clubes y asociaciones de otros estados de México, organizaciones migrantes de otras diásporas, y organizaciones de derechos humanos de los migrantes.

En efecto, clave para el desarrollo de estas iniciativas ha sido el énfasis en la construcción de una organización robusta, en cuyo centro están los propios clubes de oriundos. Éstos son el alma y centro de las Federaciones y son los que hacen que se mueva toda la maquinaria. Los clubes son organizaciones filantrópicas de inmigrantes mexicanos en los Estados Unidos, cuyo propósito es recaudar fondos en sus lugares de residencia para invertir en proyectos sociales o comunitarios en sus pueblos de origen.

Familias, amigos o vecinos provenientes de la misma comunidad en México se reúnen para integrar un club. A veces los integrantes del club se conocen de Zacatecas antes de emigrar, pero a menudo esto no es así. Los clubes se establecen para desarrollar un proyecto social o de infraestructura compartido. Típicamente, la membresía central de un club varía de 5 a 50 miembros, pero son capaces de movilizar hasta 5 mil personas en determinados momentos para las actividades de recaudación de fondos.

Para los clubes es útil pertenecer a una Federación, pues ésta no solamente los representa frente al gobierno mexicano (sobre todo en los ámbitos estatales y federal), si no porque también provee una fuente importante de información sobre los desarrollos y acontecimientos en Zacatecas, México y los EUA, incluyendo la disponibilidad de programas gubernamentales como el programa 3×1 para migrantes que triplica sus inversiones apoyando proyectos sociales en México. Además, Algunas de las Federaciones se han convertido en un centro de recursos y servicios como lo es en el sur de California, Chicago y Texas donde sus miembros pueden asistir a clases de inglés, matemáticas, español, Internet, computación, educación financiera e historia, entre otros programas educativos y becas. Asimismo, pueden obtener un diploma de preparatoria, el cual cuenta validación de la Secretaría de Educación Pública.

Al tiempo, la relevancia de las Federaciones en la arena pública emana en buena medida del número y dinamismos de los clubes que afilia.

Los estatutos de la Federación (FCZSC Estatutos, revisados en 2009) establecen que sus miembros (que son clubes) deben, entre otras obligaciones, pagar una cuota anual, participar en reuniones generales mensuales (asambleas), votar en las elecciones para renovar la mesa directiva, así como participar y contribuir en eventos de recaudación de fondos. Los miembros tienen el derecho a ser representados plenamente en la asamblea general (máximo órgano de gobierno), expresar sus ideas y preocupaciones, proponer proyectos y participar en el Programa 3×1 para Migrantes.

En el Sur de California los miembros eligen a la mesa directiva cada dos años, la cual se integra por 32 cargos o posiciones, entre los cuales se encuentran: presidente, vicepresidente, secretario general, tesorero y los secretarios de cultura, eventos, prensa y proyectos (encargado este último de dar seguimiento a los proyectos del 3×1 de la Federación). Todos estos cargos son honorarios, así que los representantes electos invierten una gran cantidad de recursos propios para cumplir con sus responsabilidades, sobre todo en lo que respecta a su tiempo, esfuerzo y dinero.

Una cuestión que se trata con toda seriedad dentro de las Federaciones, es la de mantener la distancia de la política partidista. Ello no solamente porque como una asociación sin fines de lucro exenta del pago de impuestos (501 c 3) tiene prohibida la participación en actividades de campañas políticas e iniciativas de reforma, pero también porque por convicción de que – dada – la naturaleza de la Federación, ésta, como institución debe permanece al margen de toda clase de actividades proselitistas.

Si bien el trabajo de la Federación es ciertamente político en tanto que busca avanzar sus intereses y prioridades en la arena pública, la Federación ha logrado abstenerse de tomar posiciones partidistas.

Dicha política ha sido institucionalizada en los estatutos de la Federación y ha servido para proteger a la organización de los múltiples intentos de funcionarios gubernamentales y candidatos políticos de intervenirla. De esa manera la Federación se ha fortalecido, permitiéndole mantener su distancia del poder (autonomía), al tiempo que puede trabajar estrechamente con el gobierno (colaboración).

La creación y promoción del Programa 3×1 para Migrantes ha desempeñado un papel crucial en el proceso de desarrollo de la Federación. “Zacatecas ha sido el estado pionero en la implementación de proyectos en los que participa la diáspora mexicana que radica en Estados Unidos” (García, et al, 2006:223 en Fernández de Castro et al, 2006). Desde la perspectiva de los migrantes organizados y de algunos teóricos como Moctezuma (2011:139) “la Federación de Clubes Zacatecanos del Sur de California es pionera en los programas 1×1, 2×1 y 3×1” donde su experiencia ha sido clave para que este programa se replique en otras entidades mexicanas y otros países.
El Programa 3 x 1 ha sido tanto un medio como un fin para muchos de los integrantes participantes. El Programa ha sido un fin en sí mismo, en el que los migrantes pueden “hacer por sus comunidades de origen lo que no hubieran podido de haberse quedado en Zacatecas.” El 3 x 1, el cual es hoy un programa federal disponible para cualquier estado de México, ha mostrado ser un vehículo innovador para la construcción de una base de organización civil trasnacional. La experiencia y liderazgo de la FCZSC sin duda ha servido como guía para otros grupos y organizaciones de mexicanos y migrantes de otros orígenes en Estados Unidos.